Cuidado de las ovejas

Como aprendizaje colateral del pastoreo, hemos tenido que ir mejorando y aprendiendo a cuidar de las ovejas......lo cual no es tan sencillo como aparenta.

Cada año es obligatorio hacer la sanidad del rebaño (viene el veterinario a sacar sangre para hacer la prueba de la brucelosis). También hemos vacunado de basquilla y lengua azul, que son dos enfermedades peligrosas que suelen afectarles. La explotación hay que darla de alta en el registro correspondiente.....y para ello la finca tiene que ser inspeccionada y declarada como idónea para la actividad. Tras esto cada animal es identificado con su crotal y el bolo (microchip que los rumiantes llevan en el estómago). Cada explotación tiene que tener su libro de registro en la que se anotan las altas y bajas, la procedencia de los nuevos ejemplares o el destino de los que salen de la explotación, los tratamientos administrados......etc. Esto, me explicó el veterinario, tiene que ver con la trazabilidad de los alimentos.

Bueno......hasta aquí todo lo que te van diciendo que tienes que hacer y que no es más que llevar un control de los animales. Pero los problemas surgen y no sabes por donde te andas. Hace dos años comenzaron a cogear todas las ovejas....empezó una y siguieron las otras.......al final tenían una especie de hongo en las pezuñas llamado pedero.....que se dá en zonas húmedas (la finca donde estábamos antes era demasiado húmeda). Hubo que dar antibioótico a todas y sumergir las pezuñas en un preparado que nos dieron.

En otra ocasión compré 5 ovejas de pura raza (colmenareñas) porque me hacía ilusión probar con esta raza autóctona.......pero en un mes habían muerto las 5. Ante lo inusual del asunto en la cuarta se hizo necropsia. La razón de la muerte era el cambio de alimentación (tenían una toxoplasmosis). Los ejemplares pasaron de comer en Aranjuez a comer en la sierra, con lo que el tipo de hierba es diferente y no tenían la flora intestinal preparada para digerir bien......con lo que.....ya lo sabemos para la próxima.....pero el disgusto no nos lo quita nadie (como nadie supo avisarnos con antelación......ya que creo que son cosas imprevisibles o que no siempre ocurren....).

cuidado de las ovejas

Por su puesto, todos los años las esquilamos. También se les suplementa la comida en las época de mayor carestía o cuando están dando leche. Este año han parido 9 hembras de las 11. Se ha muerto un cordero porque, no sabemos por qué, la madre no le atendía.....y de los otros 8 hay dos ovejas que no dan leche (ahora si compro una oveja se lo que tengo que mirar.......en las primeras 5 que cogí me vendieron las más viejas y con mastitis......y estas dos ovejas son de ese lote). A los corderos que no maman les subimos tres veces al día biberones.

El objetivo con los corderos es quedárnoslos para engrosar "la plantilla"........pero no es tan fácil......los corderos que han nacido aquí se acostumbran desde pequeños a los perros......y como no les tienen miedo no suelen moverse tanto como a nosotros nos gustaría.....así que me temo que estos corderos se los tendré que cambiar a algún pastor por otros 8 que no estén "perreados".

Otra difiultad que se nos presenta es la del "control de natalidad". En un rebaño normal yo creo que dejan al macho con las ovejas sin más.....pero en nuestro caso preferimos que no sean cubiertas en todos los celos (una oveja en producción suele parir dos veces al año.....y nosotros queremos que para una o ninguna). Preferimos tener ovejas sin preñar para trabajar con los perros....de modo que se encuentren en mejor forma para moverse. Lo que estamos intentando es dejar al macho en una parcela a parte, con las hembras que queremos tengan su gestación......de modo que el macho siempre está en la misma parcela, y vamos turnando a las hembras según nos convenga. Lo malo es que el rebaño tiende a querer estar junto.....y se buscan las mil mallas para saltar vallas o cercados (el macho nenviste como un toro y es capaz de derribar vallas que, en principio, parecían infranqueables).

En verano está el problema del agua. Aunque por nuestra finca tenemos la suerte de que pasa un arroyo.....que algunos años no llega a secarse......este año si se está secando, por lo que hemos tenido que traer dos depósitos y construir un abrevadero........y estar pendiente de que no quede vacío.

En fin, el mundo de la ganadería, que en si mismo es otro trabajo más. Pero, la verdad, me gusta este mundo.