Los perros pastores

Los perros pastores, fundamentalmente, pueden ser de dos tipos: de guarda y de guiado o acarreo (también llamados perros de carea). Piensan los estudiosos que los perros de guarda habrán sido los primeros en utilizarse. Dada la similitud entre las razas de guarda existentes en Europa, se piensa que todas proceden de un tronco común que sería el Mastín Tibetano. La labor de estos perros habrá sido esencial en un continente europeo plagado de depredadores (lobos, osos....). Hay que resaltar que el comportamiento que se espera de un perro de guarda es muy distinto al que esperamos de un perro de carea. Los perros de guarda tienen un efecto tranquilizador para el rebaño. Todos sus movimientos son tranquilos y seguros. Normalmente se intenta que, desde cachorros, establezcan un vínculo intraespecie con las ovejas, de modo que las consideren como su propia manada. Para ello a los cachorros se les pone desde el principio con corderos (hay que tener cuidado en esta fase con que las ovejas no ataquen al cachorro). También era tradicional poner a un cachorro a mamar directamente de una oveja. Y, cuando son cachorros y revoltosos, se les ponía el famoso tanganillo (especie de palo que les colgaban del cuello) con la doble finalidad de que el cachorro se entretuviera con el palo al tiempo que le dificultava corretear tras los corderos e impedía que cogiese el vício de perseguir.

La verdad es que no deja de asombrarme la fuerza de la genética y la selección. En el club tenemos dos cachorros de mastín a los que estamos tratando de acostumbrar a quedarse con las ovejas......y es que parece que han nacido para ello. Su aptitud, sus movimientos, su disposición.....parecen conocer su función desde el principio. Me contaba un amigo que tiene 1000 cabras que antes de tener al mastín, los zorros le robaban algunos cabritos.......pero que ahora eso se acabó......y que si una cabra va a parir en el campo, el mastín se queda con ella, si es necesario, toda la noche, protegiendo al cordero y a la madre........y esto nadie se lo ha enseñado....¿no os parece asombroso?.

Los perros de carea son otra historia. Su función es conducir el ganado o realizar trabajos de control (para que no pase el rebaño a zonas de siembra, para poder coger a los corderos, para poder vacunar.....etc). Si cuando pensamos en un perro de guarda nos viene a la cabeza el Mastín, o perros de ese tipo y porte, para la tarea de guiado ya entramos en mayor diversidad.......puesto que no todas las razas realizan la función de la misma manera (unas utilizan más el ladrido, otras usan más la mordida, otras usan más el acecho....) y tendríamos razas especilizadas en diferentes tipos de ganado.

Aunque ahora llego al apartado de razas, si quiero aclarar aquí que lo que tienen en común los perros de carea es un alto instinto de caza.......es más, creo que es erróneo hablar de instinto de pastoreo. Los perros tienen instinto de caza. La ventaja del instinto de caza es que es moldeable....y esto es lo que permite a un perro jugar con una pelota (imaginaros que le tiramos una pelota a un lobo.......no irá a por ella, salvo que le tengamos acostumbrado desde pequeño). La acción de caza se puede descomponer en varias fases como: busco-acecho-persigo-muerdo-mato. El hombre, por selección, ha sido capaz de hipertrofiar alguna de estas fases en determinadas razas. Pensemos en los perros de rastro.......o pensemos en un perro de muestra que mantiene el acecho casi eternamente.....o pensemos en los perros de presa.

Como ya he mendionado en alguna parte, el pastoreo no deja de ser una acción de caza inconclusa.......el perro no muerde (al menos que lo necesite o se le ordene) y, desde luego, no mata........pero en realidad está "cazando"....solo que es capaz de mantenerse en esa fase de la caza en la que una manada de lobos iría acorralando a sus presas.

Cuando hablemos de las razas incidiremos más sobre este asunto.